La raza

La raza Pardo Suizo es una de las más antiguas, pues datos acerca de su existencia se remontan 2000 años antes de Cristo.

Alcanzó su madurez en el siglo XIII en los valles de las montañas helvéticas y en el siglo XIX se establecieron registros de producción sobre su rendimiento en carne y leche.

Entre 1.869 y 1.880, desde Suiza, se exportaron a Estados Unidos 130 ejemplares, que sirvieron de base para el desarrollo de la raza en su evolución hacia la producción de leche y en lo que hoy se conoce como Braunvieh, que en alemán significa vaca parda, orientada a la producción de carne pero con buena habilidad materna.

 

El ganado Pardo se adapta muy bien, lo que ha impulsado su diseminación en los principales países entre el círculo polar ártico y el trópico, en altitudes que van del nivel del mar hasta por lo menos 3.800 metros.

La raza Pardo Suizo es una con gran desarrollo genético especializado en producir los mayores volúmenes de leche, caracterizada por sus sólidos totales y proteína como lo exige hoy el mercado.

Estos animales, al ser cruzados con la raza Cebú benefician al ganadero pues transmiten rusticidad y capacidad para producir altos volúmenes de leche, con lo que las explotaciones de doble propósito aumentan su eficiencia.

Ver ficha técnica